Es HOY, es HOY, es HOY

¿Dejarás el Amor para mañana?

La vida habla
La vida habla, lo he repetido en muchas ocasiones,
es una convicción muy arraigada en mi.
La Historia también habla,
la realidad habla.
La palabra anda en movimiento constante.
Aquí entra la conciencia vocacional:
comprendernos como personas llamadas.
En otros tiempos se hablaba de esta vocación
como el discernimiento de si tenemos o no una llamada determinada.
Hoy más bien, creo, que conciencia vocacional
es caer en la cuenta de la multiplicidad de llamadas
lanzadas a nuestra puerta
para reaccionar ante ellas y asumirlas responsablemente.
Me pregunto muchas veces
¿Por qué se ha sentido tanto en la historia
la llamada del poder
y no la llamada de la relación
o de la poesía como espíritu de sentido?

He aquí algunas proposiciones:
1. Dejar hablar a la realidad como es
y no como queremos que sea.
En este camino podemos aprender de la naturaleza,
de la realidad ecológica
este estilo propio de crecimiento solidario
en "eco-sistemas", en complementariedad y valoración de las diferencias
y en continua relación con la lluvia, el clima y el sol.
2. Registrar la realidad:
que no se pase nada de lo que nos acontece
sin vivirlo conscientemente:
- Crear formas de recuperar lo que ocurre y mientras ocurre.
- Crear formas de leer la realidad en comunidad
- Crear espacios para compartir la realidad
y llegar así al aprendizaje
que nos permita hablar de un saber colectivo.
3. Nombrar la realidad en femenino.
Nombrar la realidad desde nosotras,
mujeres para potenciar con nuestra comprensión histórica
los procesos que conforman la cultura feminista.
Nosotras,
es una manera de expresar el sujeto colectivo
donde se valora la conciencia de la diversidad
y el reconocimiento de nuestro derecho
a la reciprocidad entre iguales;
nosotras, significa una peculiar manera de sintonizar con la vida.

Puedes comunicarte a emariv39@gmail.com

[POESÍA]


© Copyright María Luisa Navarro - 2016