El atardecer llamando al amanecer.

Hoy hablamos mucho
de la circularidad de la vida,
hablamos de nuestras historias vitales,
no como un proceso lineal
cuyas etapas se cumplen hasta llegar a la meta,
sino como un proceso circular de ida y de vuelta.
Hablamos de volver a las raíces
y de volver a recomenzar,
de profundizar el pasado no para estériles añoranzas,
sino para conferir densidad al presente,
al hoy de nuestras vidas.

Algunos pueblos indígenas
en sus celebraciones o rituales
llaman a las mujeres ancianas para hacer brillar el sol
después de la oscuridad.
El atardecer llamando al amanecer.
Las personas necesitamos referencias y cuando las perdemos nos quedamos con un gran vacío y una inmensa soledad. Por ello es clave retornar a nuestro interior, a nuestras razones de vida para desde allí recrear lo nuevo.

Decía el sabio hindú Aurobindo:
"Todos los problemas de la existencia,
son sencillamente problemas de armonía"
Es decir, integrar nuestros tiempos
dentro de una comprensión circular de nuestra existencia
confiere conciencia y humanidad a nuestro caminar.
La realidad es compleja.
Nuestra tarea consiste en recoger,
juntar e integrar todas las piezas en un modelo multicolor
y crear a partir de allí la complejidad armónica.

Puedes comunicarte a emariv39@gmail.com

[POESÍA]


© Copyright María Luisa Navarro - 2018