Regar la VIDA

Nunca vi a nadie estirando una planta,
estirando una flor,
para que crezca.
Pero sí estiramos mucho la vida
para que se acomode a nuestras expectativas.
Sabemos que para crecer se necesita agua.
En lugar de estirarnos unos a otros para crecer,
en lugar de estirar la vida,
es urgente regarla,
regar nuestra vida,
regar la historia,
regar la realidad.

Más que definir la felicidad
vamos a tocar algunas consideraciones para vivir más felices,
que es el objetivo de la vidalogía,
para regar nuestra historia
con el agua de la felicidad.
La felicidad no tiene contenido en sí misma.
Hay diversas formas de llegar a ella
según nuestra forma de amar,
de ser,
de vivir,
de disfrutar.
Tiene una mediación cultural,
pero no toda ella es cultural.

Hay una especial vinculación entre
felicidad, vulnerabilidad, y caducidad.
Nunca controlamos la felicidad,
y es muy frágil.
Sólo una mirada puede romperla.
Al mismo tiempo es fuerte
cuando tomamos la decisión de ser felices,
cuando elegimos la felicidad.
"Mientras está el novio, hay fiesta".(Marcos 2,18-20)
El entorno es clave
en la realización de una vida feliz.
Un nivel de expectativa modesto,
aceptar la vida, la historia,
la realidad y las personas como son,
como acontecen, contribuye a la felicidad.
Demasiadas expectativas,
pueden crear desencanto o frustración.

Elementos que caracterizan a la felicidad
- Sentimientos de plenitud, de sentido,
de que vale la pena vivir.
Creer en la bondad de la vida.
- Sentimiento de intensidad, descubrir la música de la vida.
Alegría, conciencia de estar vivas.
- Sentimiento de confianza: aire ligero al caminar.
No querer saber todo, ni tener el control de todo.
Cada día tiene su sabor,
decía Jesús de Nazaret (Mateo 6,25-34)
- Finalmente la felicidad tiene una naturaleza retrospectiva.
Siempre la descubrimos cuando ha pasado,
reflexionando lo que hemos vivido.
"Descubrí que aquí estuvo la felicidad,
por el ruido que hizo al marcharse",
dice el poeta francés Jacques Prévert.
Es decir, es clave leer la vida para reconocerla.
Más importante que buscar la felicidad
es descubrirla, reconocerla.

Puedes comunicarte a emariv39@gmail.com

[POESÍA]


© Copyright María Luisa Navarro - 2018