Graben esto en el corazón:

cada día es el mejor del año.

(Emerson)

La cotidianidad

Un signo evidente de estar a gusto en la vida
es disfrutar del HOY,
el momento histórico clave para la oportunidad.
Amar la vida cotidiana como el lugar para crecer,
para aprender,
para realizar los sueños.
En estos tiempos de transición,
en que se nos cae a pedazos el viejo paradigma
y el nuevo se vislumbra pero aún no ha nacido
vivimos una honda crisis de sentido.

Es urgente,
es saludable propiciar la vitalidad
a través de un amor gradual
por lo cotidiano.
¿Y si Dios fuera el lazo que integra
y entrelaza nuestros cada día
rescatando la vida como oferta diaria?

Sí, la cotidiano-logía,
es decir el derecho a existir ofertando un "ahora",
un "por ahora" a los plazos largos de la historia.
En este preciso momento hay
un cada día tierra,
cada día agua,
cada día llamada que nos alerta,
que nos pregunta:
¿para qué vivimos?
¿por qué vivimos?
¿a lado de quién vivimos?

Puedes comunicarte a emariv39@gmail.com

[POESÍA]


© Copyright María Luisa Navarro - 2017