Alfabetización Vital

La vida habla

Seguimos profundizando
en una reflexión teológica "saludable"
es decir que nos aliente el gusto por vivir,
que nos vaya centrando en el "dato radical que es la vida",
como decía el filósofo español Ortega y Gasset.

1.1 Una convicción:
La vida habla, escuchar la vida.
La naturaleza habla.
Todo es una palabra.
Todos los seres tienen su lenguaje.
¿ qué nos dicen los almendros, los eucaliptos, las rocas,
las nubes, los desiertos?.
La presencia habla y la ausencia también.
El silencio también habla.
Atender señales y así descubrimos la Palabra.
Dios se hizo Palabra.

1.2 Una tarea:
La alfabetización vital.
En un mundo excesivamente rico en información,
pero pobre en interpretación
urge aprender a leer.
Relacionar acontecimientos unos con otros,
enlazarlos como hacemos con las sílabas,
para comprender los mensajes que nos lanza la realidad.
Ya lo decía Jesús de Nazaret, buen amigo de la alfabetización vital:
aprender a leer los signos de los tiempos.

1.3 Un lugar: la comunidad:
El espacio de la palabra.
Crear ambiente, crear clima para la comunicación.
Es juntas que descubrimos las palabras,
los mensajes de la vida.

1.4 Unas estructuras de apoyo:
La interioridad, la vida interior
de que hablaba siempre nuestra hermana mayor Sofía Barat,
como una oferta de luz a nuestra historia
tan vacía de sentido y a veces tan banal en sus propuestas.

- Recuperar los espacios contemplativos de la vida cotidiana

- Crear nuevos lugares de presencia y palabra
La espiritualidad es el arte de descubrir
las llamadas del Espíritu en el diario vivir,
de integrar en nuestro proceso vital
los ruidos, las ocupaciones, el trajín del cada día.

-¿Cuáles protagonistas de la vida hoy toman la palabra?
- ¿Lugares de presencia y palabra?
- Como mujeres, ¿cuál es hoy nuestra palabra?

Puedes comunicarte a emariv39@gmail.com

[POESÍA]


© Copyright María Luisa Navarro - 2017